CategoríasNoticia

Tomar consciencia sobre nuestra alimentación es algo que ocurre en diferentes etapas de la vida para cada uno de nosotros. Puede que para ti sea hoy, quizá en un tiempo más o en el peor de los casos esperar a que ocurra algún hecho lamentable ya sea a nosotros mismos o alrededor.

Para algunos, la transición puede tardar años. Para otros, pueden ser meses – todo depende en tu estilo de vida y hábitos previos. En mi caso ha sido de forma gradual hasta el día de hoy (2 años por lo menos), donde he vivido cambios constantemente, descubriendo distintos estilos de alimentación viva y eligiendo el que más se acomoda a mis necesidades y organismo. De cualquiera manera, no dejes que esto juegue una mala pasada – anda paso por paso, toma el tiempo que necesites y verás que si es posible.

Otro factor que debo mencionar es la intensidad/proporción que aplicarás esto, es decir, puedes llevar una alimentación que se base 50% en raw foods y el otro 50% vegano convencional por ejemplo. No hay problema, y aún así obtendrás los beneficios de la alimentación viva (raw food) pero entre más alto sea ese porcentaje, más beneficios tendrás. Verás que poco a poco será mucho más fácil incrementar ese porcentaje de alimentos vivos, y es probable que el mismo cuerpo te los pida. Es perfectamente posible considerar desayuno y almuerzo con alimentos frescos, y para la cena un plato cocinado (quínoa, arroz integral, papas, tofu, setas, verduras, legumbres, otros) como modo de transición o simplemente porque así te gusta, y con este ejemplo ya tienes por lo menos el 70-80% de tu alimentación basada en alimentos veganos y vivos que entregarán todos los beneficios ya antes mencionados.

CONSIDERAR

  1. ¿Por qué estoy haciendo esto? Lo primero que debes tener claro es que es lo que quieres ¿Simplemente quieres mejorar tu alimentación? ¿Regular tu peso? ¿Más energía para realizar deportes? ¿Llegar a ser vegano o crudivegano? Sé claro de tal manera que no te desconcentres de tus objetivos. La motivación es clave en este punto.
  2. Edúcate. Investiga de todas las fuentes posibles, consulta libros de profesionales, documentales reconocidos, entre otros. En esta etapa es importante abrir tu mente ya que seguramente conocerás una nueva realidad en relación a todo lo que se te ha enseñado (pirámide nutricional, importancia de lácteos/carnes, etc). No temas al cambio y sigue adelante.
  3. Alimentos industrializados y de origen animal. A través de tu investigación previa llegarás a la conclusión que lo mejor para tu salud es eliminar todo alimento industrializado y de origen animal. Mantén tu cocina libre de estos alimentos para que no haya tentación en momentos de elegir que comer. Si conservas estos productos durante el periodo de transición, es muy probable que en algún momento los consumas.
  4. Desintoxicación. Durante la primera semana, mientras tu sistema digestivo se adapta a la nueva alimentación, puedes sentir el estómago revuelto. Existen otros mecanismo de desintoxicación parecidos a los síntomas de resfrío. Esto es natural, no hay nada de qué preocuparse. El periodo de desintoxicación durará dependiendo de tus hábitos previos, quizá algunas semana o mucho menos.
  5. Preparación psicológicamente. Independientemente de lo lleno de comida que esté el plato, muchos de nosotros hemos sido educados para pensar que no constituye una verdadera comida si no contiene carne u otro producto origen animal. Deberás superar este prejuicio.
  6. Adaptación. Es probable que tus amigos, familia y colegas no te apoyen. Por diversas razones, a muchas personas les molestará tu decisión de ser vegetariano, vegano o crudivegano; porque en el fondo, saben que su propia dieta no es muy sana y les sienta mal que alguien sea capaz de renunciar a hábitos alimentarios poco saludables cuando ellos mismos no son capaces de hacerlo. No tomes una mala actitud frente a esta situación, no renuncies a tus relaciones interpersonales por estos motivos. Si realizas esto, no has entendido el punto. Vivir de forma saludable incluye relaciones interpersonales saludables y compasión por tus compañeros. Si deseas contribuir con tus cercanos, acéptalos por como son/donde están y predica/difunde con el ejemplo y el corazón abierto. Tendrás mejor éxito de esta manera. Si puedes emprender este camino en compañía será mucho más fácil y entretenido también. El apoyo de tu círculo es fundamental.
  7. La cocina. Equípate con una licuadora, extractor de jugo y un procesador de alimentos. Aunque estos equipos no son obligatorios, serán de mucha ayuda en la transición especialmente para realizar recetas que reemplacen tus antiguos platos.
  8. Come lo suficiente. En caso que adelgazar sea uno de tus objetivos para gozar de buena salud, con una dieta vegana es muy probable que lo consigas. Pero no te prives de nada – hagas lo que hagas, no te quedes con hambre. Consume una amplia variedad de alimentos. Combinarlos es importante tanto para obtener todos los nutrientes necesarios como para mantener vivo tu interés por la dieta.
    *Recomiendo tener tu cocina con buen stock de variedad de frutas, vegetales, frutos secos, semillas, germinados y otros alimentos del grupo. Lleva contigo a todos lados algún snack, si no es muy probable que termines comprando galletas o papas fritas en el kiosko más cercano.
  9. Cambia tu desayuno. Empieza las dos primeras horas de tu día con agua pura. Cabe señalar que romper el ayuno de la noche anterior debe ser de forma gradual. Tomando al menos 1 litro de agua durante las dos primeras horas de la mañana preparará tu organismo para romper el ayuno – osea el desayuno. Para esta comida considera las frutas con alto contenido en agua, como los melones, sandía, uva, frutillas, arándanos, frambuesas, piñas, kiwi, manzanas, peras, entre otras. Una buena porción de tu fruta favorita será suficiente para nutrir todas las necesidades de tu cuerpo. También puedes optar por algunos vasos de batido verde, además de la fruta éste complementará de mejor forma el shot nutricional con mas minerales provenientes de las hojas verdes que utilices en la receta. El empezar tu día con alimentos frescos como la fruta, ayudará a mantener un orden de las comidas por el resto del día ya que te acostumbrarás poco a poco a la intensidad de estos sabores hasta un punto en que no podrás empezar tu día sin una buena porción de fruta, ya sea picada en trozos o en batido verde.
  10. Horarios y ejercicio. Sé organizado contigo mismo. Duerme las horas correspondientes y en los horarios que se debe. El tener los horarios no regularizados perjudicará en la digestión de los alimentos como también en tu apetito por ellos. Complementa con alguna actividad deportiva, mantente activo!

La idea es que disfrutes de este cambio y te sientas satisfecho por tu elección. Sin embargo, la transición de una dieta a otra es todo un desafío. Hay obstáculos psicológicos y también prácticos. El cambio requiere tiempo y esfuerzo. Aunque no recibas apoyo de tu familia o amigos, los beneficios son milagrosos y te sorprenderá comprobar que no es tan difícil cambiar los hábitos alimentarios.

Prueba el reto de adoptar este estilo de dieta durante un mes. Además de estar haciendo algo importante por ti mismo, también estarás contribuyendo a la explotación del medio ambiente y la tortura de animales.

Realizar un cambio positivo en nuestro estilo de vida y alimentación genera beneficios tanto para la salud de nuestro cuerpo como para nuestra mente. Como anteriormente cité: “Según sea tu alimento, así será tu mente; según sea tu mente, así será tu pensamiento; según sea tu pensamiento, así será tu actitud”.



Comentarios