CategoríasActualidad

Estamos acostumbrados a ser bombardeados por nuevos “superalimentos” día a día, todos provenientes de los lugares más remotos del mundo, con infinitas propiedades que prometen ser muchas veces la cura para enfermedades, siempre siendo una alternativa en la mayoría de los casos accesible sólo para unos pocos y llegando a nuestras manos no de manera fresca, sino que debe ser procesado de distintas formas para poder ser movilizado a través del mundo.

En Chile un 85% de las especies de plantas, son clasificadas como originarias (endémicas y nativas) por lo que existe una cantidad altísima de variedades que ignoramos o no conocemos que tienen mucho que enseñarnos y entregarnos.

LA MURTA O MURTILLA
Hoy es el turno de esta baya nativa que se encuentra desde la Región del Maule hasta la Región de Los Lagos (sur de Chile), en temperaturas más bien bajas, éste fruto redondo y pequeño, es extremadamente aromático y dulce, perfecto para comer directamente fresco o en preparaciones más elaboradas, ya que otorga un perfume muy característico que es bien apreciado por las personas que tienen el privilegio de consumirla en su estado maduro.


Desde el siglo XIX, tenemos reportes de éste fruto, ya que fue descrito como ingrediente principal de preparaciones líquidas alcohólicas como la “chicha” en comunidades mapuche. Pero sus cualidades no terminan en su delicioso sabor, muchos estudios avalan la presencia de componentes antiinflamatorios, cicatrizantes y analgésicos de sus hojas por poseer triterpenos, además de flavonoides y taninos que son potentes antioxidantes y también cicatrizantes. Por lo que sus usos medicinales a través de concentrados de hoja, pueden ayudar a nuestra piel, ya que también su acción antiinflamatoria y analgésica actúa a nivel tópico.

INVESTIGACIÓN Y SALUD
“Su pequeño fruto parecido a un arándano, de color rojizo y muy aromático, se consume como fruta fresca, agregado en postres y licores. Las hojas de esta especie se emplean tradicionalmente para tratar el cutis reseco y aumentar la elasticidad de la piel. En la actualidad, el cultivo y producción de manera industrial de esta especie nativa incursiona en mercados internacionales”, comenta la doctora María Cristina Aguirre, docente de Botánica y Farmacognosia de la Escuela de Química y Farmacia de la U. Andrés Bello.

“Las propiedades antiinflamatorias tópicas, analgésicas tópicas, antioxidantes y cicatrizantes, sumado a una composición química similar a la Centella asiática, abre numerosas posibilidades de aplicaciones para la industria de productos naturales, cosmética y farmacéutica”, analiza.

“En estudios químicos y farmacológicos de las hojas de esta especie, hemos demostrado la presencia de triterpenos de estructura pentacíclica con una significativa actividad analgésica y antiinflamatoria tópica; y flavonoides y taninos con actividad antioxidante. Además, extractos preparados con las hojas de Ugni molinae conteniendo triterpenos y flavonoides, han presentado una significativa actividad cicatrizante. Esta última actividad se debería a la presencia de un componente denominado ácido asiático, conocido como uno de los componentes activos del extracto estandarizado de Centella asiática, y para el cual se han descrito las propiedades reguladoras de la síntesis de colágeno involucrado en la cicatrización de heridas e inhibidor de la fase inflamatoria de las cicatrices y queloides hipertróficas”, explica la docente de la U. Andrés Bello.

Estudios realizados por los laboratorios de Levinia y Manfredini, empresa chilena, dedicada a la elaboración de productos cosmetológicos, demostraron que las hojas de murtilla presentan una gran cantidad de compuestos polifenólicos, terpenos y taninos. Los primeros tienen importancia en dermocosmética por sus efectos correctivos y neutralizantes del estrés oxidativo. Los terpenos y los taninos tienen propiedades reguladoras de la microcirculación, cicatrización y poder astringente. Por su parte, investigadores del Departamento de Química, Farmacología y Toxicología de la Universidad de Chile, evaluaron la actividad antiinflamatoria de las hojas de murtilla, con resultados qye indicaron la murtilla como una fruta con alta capacidad antiinflamatoria. Una investigación posterior realizada por el mismo equipo, logró aislar e identificar mediante un estudio químico, los compuestos mayoritariamente presentes en los extractos de las hojas, a los cuales se les atribuye la capacidad antiinflamatoria tópica reportada. Los compuestos aislados e identificados correspondieron a triterpenos ácidos pentaciclicos: ácido oleanólico, ácido ursólico y ácido asiático. Existen numerosos antecedentes de las propiedades antiinflamatorias de los dos primeros y su posible mecanismo de acción. Por su parte el ácido asiático es uno de los componentes de Centella asiática, para el cual se ha descrito propiedades reguladoras de la síntesis de colágeno involucrado en la cicatrización de heridas.

DÓNDE SE ENCUENTRA
Hoy en Chile se puede encontrar en regiones, donde es recolectada en su forma silvestre, ya que su plantación en masa suele no ser exitosa al ser un arbusto muy delicado. En Santiago, se puede encontrar por cortas temporadas en otoño, en La Vega de forma fresca, donde podemos apreciar mejor las cualidades del fruto. Otra opción son los sachets en formato liofilizado para agregar a distintas preparaciones.

Recuerda que tu alimentación puede ser la mejor medicina y muchas veces se encuentra más cerca de lo que crees. Descubre más alimentos nativos y maravillate con sus sabores y propiedades.

__________

REFERENCIAS

Universidad Andres Bello, Laboratorio de Ciencias Biofarmacéuticas – 2008

Protective effect of Ugni molinae Turcz against oxidative damage of human erythrocytes – Universidad de Concepción, 2007



Comentarios