CategoríasInvestigación

Es un hecho: los enfoques terapéuticos en la salud están cambiando. Hace un par de años era extraño escuchar a un médico occidental alopático hablar de la importancia de la alimentación. Actualmente, esto se ha vuelto más frecuente. ¡Hasta en la TV hacen programas dedicados a la nutrición saludable! Y el mundo científico moderno no se queda atrás.

Recuerdo que al comenzar mi formación en Medicina Integrativa me maravillaba la mirada holística del ser humano y la relevancia otorgada a la alimentación. Pocas eran mis esperanzas de que esto se aplicara en Chile, pero estaba equivocado. A poco andar me di cuenta que la ciencia venía en este rumbo hace unos 10-15 años. Sin embargo, no me lo enseñaron en la carrera, para que hablar de nutrición. Así que de puro intruso, fui aprendiendo el profundo efecto de lo que comemos: el vacío conteo de calorías fue reemplazado por la calidad y origen de los alimentos, sus usos terapéuticos y su sustentabilidad planetaria.

Vía Bloodflow Online

 

¿EN DÓNDE ESTAMOS?

Grande fue mi asombro cuando conocí el término Alimentación Integral Basada en Plantas (“Whole Food Plant Based Diet”). Este es un enfoque vanguardista de la alimentación, basado en evidencia científica moderna, y cuyo objetivo es tratar y prevenir enfermedades, sobretodo “las que no tienen cura”. Y al parecer, es lo que la lleva. Incluso en Junio de este 2016 apareció en una revista médica, una guía detallada que orienta a los doctores sobre la puesta en práctica de este enfoque. Revisemos entonces que informa esta publicación. Entre los múltiples beneficios de esta forma de alimentarse, se ha descubierto que permite un manejo del peso a largo plazo, disminuye la mortalidad por infartos cardiacos, el uso de medicamentos y el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. A su vez, permite la disminución en la incidencia y la severidad de obesidad, colesterol elevado e hipertensión arterial. Suma incluso, la posibilidad de revertir la diabetes tipo 2.

 

¿QUÉ PUEDO COMER?

La publicación explica clara y detalladamente qué nutrientes aporta cada componente, junto con sus porciones recomendadas. Les comparto parte de la información en la siguiente tabla:


Fuente: HEVER, J. 2016. Plant-Based Diets: A Physician’s Guide.

Vía Simple y Vivo

 

VEGANISMO 3.0

Leyendo, encontré similitudes con el movimiento vegano. Por ejemplo, el enfoque no incluye a otros animales como comida, lo cual es ecológico: es un hecho comprobado que la ganadería para uso alimenticio es la principal causa de gases de efecto invernadero, uso de agua potable y deforestación. Pero lo más interesante fueron las diferencias, ya que nunca promueve la ingesta de productos comestibles procesados ni de harina, azúcar y sal refinadas. Estos provocadores de enfermedad son fácilmente encontrados en el veganismo antiguo. Por ello, podría decirse que este es un veganismo moderno, saludable y consciente.

Vía Redremedia

 

UN NUEVO CAMINO

Estamos en un mundo interconectado. Ya sabemos que las enfermedades crónicas, el cáncer y las alergias afectan tanto a Chile como a países desarrollados. Pese a que se invierten millones de dólares en “salud”, seguimos muy enfermos. La evidencia científica, algo venerado por los alopáticos puristas, ya comprobó los beneficios de una alimentación como la explicada anteriormente. Espero que en un futuro no muy lejano los estudiantes de la salud sean educados en este tema. Es muy gratificante ver a pacientes que luego de adoptar este modelo, se sienten más vitales y no dependen tanto de los fármacos.

Por mi parte, llevo unos 6 meses aplicando este enfoque y me siento con más energía y salud que nunca. Sólo me queda hacer más recetas que incluyan plantas en el tratamiento.

 

__________

REFERENCIAS

HEVER, J. 2016. Plant-Based Diets: A Physician’s Guide. [en línea]. The Permanent Journal. <http://www.thepermanentejournal.org/issues/2016/summer/6192-diet.html> [consulta: 11-07-2016]

GERBER, P.J; STEINFELD, H; HENDERSON, B; MOTTET, A. 2013. Enfrentando el cambio climático a través de la Ganadería: Una evaluación global de las emisiones y oportunidades de mitigación. [en línea]. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). <http://www.fao.org/3/a-i3437s.pdf> [consulta: 11-07-2016]



Comentarios