CategoríasInvestigación

Doctor, no puedo quedarme quieta. Me duele demasiado la espalda, es muy fuerte, ya no puedo dormir en las noches. No se me pasa con nada, tengo que caminar todo el día.

¿Qué médico no ha escuchado alguna historia similar? Pan de cada día son los pacientes que asisten por cálculos en los riñones. Esas piedrecitas de las que hablan nuestros abuelos. Y son más aun los pacientes que me preguntan por formas “naturales” de eliminarlas.

PASADOS DE MODA

Los cálculos renales son reales acumulaciones de cristales. ¡De verdad parecen piedras! Las teorías sobre su origen son variadas, pero sí sabemos que los más frecuentes se componen de oxalato de calcio, fosfato de calcio y ácido úrico. En la actualidad, más del 15% de la población chilena se ve afectada.

Vía TheStar

Un coro de médicos responde “¡dieta baja en calcio!” al preguntarles que hacer con la alimentación de estos pacientes. Esto se recomienda hace varios años. Sin embargo, como varias ideas médicas antiguas van cayendo, escarbé un poco más en el ámbito nutricional de esta enfermedad y me encontré con varias sorpresas.

EVIDENCIA EVIDENTE

¿Qué tal si comparamos una dieta reducida en sodio, animales y sus derivados, versus la típica dieta baja en calcio para la prevención de cálculo renal recurrente? A la conclusión que llegó una reconocida revista médica fue que la primera opción otorga mayor protección, disminuyendo en un 50% el riesgo de desarrollar un nuevo cálculo en 5 años. ¿Y que pasa con los cálculos de oxalato de calcio? Los oxalatos se encuentran mayoritariamente en vegetales, y está comprobado que una alimentación baja en plantas no disminuye el riesgo estos cálculos, de hecho, lo aumenta.

Estos resultados se explican porque la proteína del animal es rica en sulfuro y produce muchos desechos ácidos. Esto disminuye la capacidad para eliminar calcio y acumula ácido úrico en la orina. De hecho, un estudio concluyó que agregar 34 gr de proteína de pescado al día a la dieta, aumentaba en 250% la formación de los 3 tipos de cálculos más frecuentes mencionados arriba.

Via Glitts

Via Glitts

Más interesante aun es la información que indica que una alimentación vegetariana disminuye en 93% el riesgo de formar cálculos de ácido úrico en comparación con la típica dieta occidental. Y esto en apenas un par de días.

Incluso existe un puntaje que evalúa la carga de ácido hacia los riñones de ciertos alimentos: a mayor carga ácida, mayor riesgo de cálculos. Verduras, frutas y legumbres son protectoras. No es sorpresa que en el Top 5 de los que hay que evitar se encuentren:

  1. Pescado
  2. Cerdo
  3. Pollo
  4. Queso
  5. Carne

 

TRATAMIENTO NATURAL CIENTÍFICO

Es divertida la expresión de pacientes o médicos al explicarles esta forma de acercarse a la enfermedad.
¡¿Qué voy a comer ahora?! Preguntan estupefactos. Bueno pues, en resumen: restricción importante de sal y productos animales, asociado a un alto consumo de frutas y verduras, con 2 o más litros de agua sin gas al día.

Si nos queremos colocar más específicos, podríamos preguntar cuáles frutas y verduras comer. Interesante es comparar el tratamiento médico utilizado para eliminar cálculos renales desde la medicina convencional: se utilizan fármacos que contienen citrato de potasio para disminuir la acidez de la orina y así eliminar cálculos. Por tanto, debemos enfocarnos en fuentes naturales de citrato, potasio, agua y fibra, como lo son: limón, naranja, pomelo, mandarina, melón, sandia, plátano y todas las hojas verdes.

Via Ask4HealthCare

Via Ask4HealthCare

Otros tratamientos que existen son: medicamentos diarios para mitigar el dolor, entrar a pabellón para procedimientos con radiación (litotripsia extracorpórea) o en última instancia cirugía.

Muchos se quejan de lo “extremo” que es hacer modificaciones a la dieta, sin embargo, entre someterse a una cirugía o fármacos con efectos secundarios vs frutas y verduras, me quedo con esta última. Considero que prevenir y sanar de adentro hacia fuera es más moderno y seguro, siempre y cuando se pueda, que es la mayoría de las veces.

 

 

__________

REFERENCIAS

TRACY, CR. et al. 2014. Animal protein and the risk of kidney stones: a comparative metabolic study of animal protein sources. [en línea]. The Journal of Urology <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24518789> [consulta: 17-07-2016]

GONZALEZ, G. 2013. Litiasis Renal: Estudio y Manejo Endocrinológico. [en línea]. Revista Médica Clínica Las Condes <http://www.clinicalascondes.cl/Dev_CLC/media/Imagenes/PDF%20revista%20médica/2013/5%20septiembre/10_Gonzalez.pdf> [consulta: 24-07-2016]

BORGHI, L; SCHIANCHI, T; MESCHI, T. et al. 2002. Comparison of Two Diets for the Prevention of Recurrent Stones in Idiopathic Hypercalciuria [en línea]. The New England Journal of Medicine <http://www.nejm.org/doi/pdf/10.1056/NEJMoa010369> [consulta: 17-07-2016]

ROBERTSON, WG. et al. 1979. The effect of high animal protein intake on the risk of calcium stone-formation in the urinary tract. [en línea]. Clinical Science <http://www.clinsci.org/content/ppclinsci/57/3/285.full.pdf> [consulta: 24-07-2016]

SIENER, R; HESSE, A. 2003. The effect of a vegetarian and different omnivorous diets on urinary risk factors for uric acid stone formation. [en línea]. European Journal of Nutrition. <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14673606> [consulta: 17-07-2016]

HEILBERG, I; GOLDFARB, D. 2013. Optimum Nutrition for Kidney Stone Disease. [en línea]. Advances in Chronic Kidney Disease, Vol 20, No 2. <https://www.researchgate.net/publication/235729036_Optimum_Nutrition_for_Kidney_Stone_Disease> [consulta: 17-07-2016]

TRIENCHIERI, A. 2012. Development of a rapid food screener to assess the potential renal acid load of diet in renal stone formers (LAKE score). [en línea]. Archivio Italiano di Urologia e Andrologia. <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22649959> [consulta: 17-07-2016]

GREGER, M. 2015. How Not To Die. Flatiron Books. New York, The United States of America. 165-172 p.

HALEBLIAN, GE. et al. 2008. Assessment of citrate concentrations in citrus fruit-based juices and beverages: implications for management of hypocitraturic nephrolithiasis. [en línea]. Journal of Endourology <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18578663> [consulta: 24-07-2016]

HÖNOW, R. et al. 2003. Influence of grapefruit-, orange- and apple-juice consumption on urinary variables and risk of crystallization. [en línea]. British Journal of Nutrition <https://www.researchgate.net/publication/10621142_Influence_of_grapefruit-_orange-_and_apple-juice_consumption_on_urinary_variables_and_risk_of_crystallization> [consulta: 24-07-2016]

ODVNIA, C. 2006. Comparative Value of Orange Juice versus Lemonade in Reducing Stone-Forming Risk [en línea]. Clinical Journal of the American Society of Nephrology. <http://cjasn.asnjournals.org/content/1/6/1269.full.pdf+html> [consulta: 24-07-2016]

PAMPLONA, J. 2008. El Poder Medicinal de los Alimentos. Editorial Safeliz. Madrid, España. 228 p.



Comentarios