CategoríasNutrición

Con su color bermellón
la remolacha cocida
engalana y nos da vida
ayudando al corazón.

No se encuentra parangón
decorando cualquier plato
y se prepara en un rato.
También cruda y troceada
o en zumo muy bien licuada
nos nutrirá de inmediato.

Me resulta difícil no pensar en poesía al hablar de las frutas y verduras. Desde antaño se concibe que la medicina es un arte, y creo que la paleta de colores infinitos que me otorga el reino vegetal es idónea para pintar el lienzo de la salud humana. El color de hoy es el rojo sangre amoratado.

FACULTADES MISTERIOSAS

Beta vulgaris rubra, betabel, remolacha o betarraga. Existen varios tipos de esta robusta raíz. La más conocida en Chile es la roja-morada intensa. Se puede consumir en jugos, cruda o cocida, y luego de comerla a veces asustan sus efectos, ya que tiñe la orina y las heces de color rojo sangre. ¿Será que tendrá efectos en la sangre humana?

La investigación de esta raíz ha generado revuelo estos últimos años debido a que la ciencia ha encontrado que posee diferentes micronutrientes beneficiosos. Entre estos, fitoquímicos que incluyen el ácido ascórbico (vitamina C), carotenoides, flavonoides y ácidos fenólicos. Además posee betalaninas, que a pesar de ser las responsables de pintar de rojo nuestros líquidos y desechos corporales, poseen interesantes niveles de antioxidantes y antiinflamatorios. Todos estos elementos serían importantes focos terapéuticos para contrarrestar el estrés oxidativo e inflamación permanente que existe en enfermedades como el hígado graso, diabetes, cáncer y artritis reumatoidea.

Vía NutraingredientsUSA

SUPER ARTERIAS

La sangre recorre todo nuestro cuerpo varias veces al día y lo hace a través de tubos llamados arterias y venas. El conjunto de ellos se llama vasos sanguíneos y son los encargados de transportar oxígeno y nutrientes a todos los órganos. Las paredes de estos vasos están recubiertas de una capa de células llamada endotelio vascular. Este “mini órgano” produce una cantidad impresionante de elementos químicos que nos mantienen sanos. Cuando por diferentes razones este se enferma, se produce lo que se llama disfunción endotelial, que trae como consecuencia enfermedades como la hipertensión arterial y placas que llevan a infartos.

Dentro de las cosas que produce el endotelio, tenemos el famoso Óxido Nítrico (NO), encargado de vasodilatar (expandir) las paredes de las arterias. Esto es fundamental para mantener una presión arterial normal. Sin embargo, en la disfunción endotelial, este elemento disminuye, generándose “estrés” dentro de nuestras tuberías que lleva a presión arterial alta.

Fuente NutritionFacts.org

Fuente NutritionFacts.org

Adivina que posee la betarraga; ¡Óxido Nítrico! Bueno, al menos, en su forma potencial. Esta verdura es rica en nitratos, que al entrar a nuestro cuerpo pasa por una serie de reacciones químicas que lo transforman en nitritos y de ahí a óxido nítrico (ver foto). ¿Qué efectos se han descubierto? En 2014 se siguió la presión arterial diaria de 21 personas mayores con sobrepeso que bebieron jugo natural de remolacha por 3 semanas. Se concluyó que hubo una disminución significativa de la presión arterial, pero esta volvió a aumentar una vez que dejaron de beber el jugo.

Hace poco, en 2015, uno de los estudios más complejos sobre el tema fue publicado: 68 pacientes hipertensos con y sin tratamiento bebieron jugo de remolacha por 4 semanas. Los resultados aun sorprenden: disminución significativa permanente de la presión arterial, relajación de las arterias, mejora de hasta el 20% en la función endotelial y sin efectos adversos. Los científicos concluyeron que el tratamiento complementario de la presión arterial con betarraga es una opción viable. ¿Por qué esto importa? Porque la hipertensión es el mayor factor de riesgo de mortalidad a nivel mundial.

FITNESS, CEREBRO Y LÍBIDO

¿Te imaginas que otros beneficios tiene el mejorar la función de las arterias con betarraga? La vasodilatación contribuye a oxigenar de mejor manera nuestros músculos. Un divertido estudio colocó a personas a hacer ejercicio de moderada y alta intensidad. Un grupo incluyó a la betarraga como parte de su ingesta diaria y otro grupo no. Quienes la ingirieron aumentaron su rendimiento físico, disminuyeron su presión arterial, gastaron menos oxígeno y demoraron más en sentirse exhaustos. Ningún tipo de suplemento fitness que se encuentra hoy en la industria había logrado esto. Tu actividad física o entrenamiento mejoraría si agregas esta raíz a tus comidas.

Via GuiaSaludable

Via GuiaSaludable

La mejora del flujo sanguíneo hacia diferentes partes de nuestro cuerpo no se queda ahí. Mayor llegada de oxígeno y nutrientes hacia nuestro cerebro favorece nuestras funciones de aprendizaje, concentración y memoria. La betarraga sería un  aporte fundamental para personas con alzheimer, parkinson, depresión y diabetes.

Y el dato final. ¿Deseas mejorar tu energía sexual? La erección se produce cuando llega la correcta cantidad de sangre a los genitales. Para un bombeo ideal de sangre el óxido nítrico es esencial. Tomarte un jugo de betarraga podría llevarte a tener una noche inolvidable de aquellas. Gracias remolacha por favor concedido.

__________

REFERENCIAS

CLIFFORD, Tet al. 2015. The Potential Benefits of Red Beetroot Supplementation in Health and Disease [en línea]. Nutrients <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4425174/> [consulta: 08-10-2016]

JAJJA, A. et al. 2014. Beetroot supplementation lowers daily systolic blood pressure in older, overweight subjects [en línea]. Nutrition Research Journal <http://www.nrjournal.com/article/S0271-5317(14)00192-4/abstract> [consulta: 08-10-2016]

KAPIL, V. et al. 2014. Dietary Nitrate Provides Sustained Blood Pressure Lowering in Hypertensive Patients [en línea]. Hypertension <http://hyper.ahajournals.org/content/early/2014/11/24/HYPERTENSIONAHA.114.04675> [consulta: 08-10-2016]

BAILEY, S. et al. 2009. Dietary nitrate supplementation reduces the O2 cost of low-intensity exercise and enhances tolerance to high-intensity exercise in humans [en línea]. Journal of Applied Physiology <http://jap.physiology.org/content/107/4/1144> [consulta: 08-10-2016]

WANG, F. et al. 2013. Erectile Dysfunction and Fruit/Vegetable Consumption Among Diabetic Canadian Men [en línea]. Urology <http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0090429513011291?np=y> [consulta: 08-10-2016]

PRESLEY, T. et al. 2011. Acute effect of a high nitrate diet on brain perfusion in older adults [en línea]. Nitric Oxide <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3018552/> [consulta: 08-10-2016]

FERREIRA, L. et al. 2011. A toast to health and performance! Beetroot juice lowers blood pressure and the O2 cost of exercise [en línea]. Journal of Applied Physiology <http://jap.physiology.org/content/jap/110/3/585.full.pdf> [consulta: 08-10-2016]

WEBB, AJ. et al. 2008. Acute blood pressure lowering, vasoprotective, and antiplatelet properties of dietary nitrate via bioconversion to nitrite [en línea]. Hypertension <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18250365> [consulta: 08-10-2016]

WINK, D. et al. 2008. Mother Was Right: Eat Your Vegetables and Do Not Spit! When Oral Nitrate Helps With High Blood Pressure [en línea]. Hypertension <http://hyper.ahajournals.org/content/51/3/617> [consulta: 08-10-2016]

HOBBS, D. et al. 2013. Acute ingestion of beetroot bread increases endothelium-independent vasodilation and lowers diastolic blood pressure in healthy men: A randomized controlled trial [en línea]. The Journal Of Nutrition <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23884387> [consulta: 08-10-2016]

HOBBS, D. et al. 2012. Blood pressure-lowering effects of beetroot juice and novel beetroot-enriched bread products in normotensive male subjects. [en línea]. British Journal Of Nutrition <https://www.cambridge.org/core/services/aop-cambridge-core/content/view/S0007114512000190> [consulta: 08-10-2016]

MUÑOZ, M. 2012. Una hortaliza un poema: La remolacha. [en línea]. Consejo Nutricional <https://consejonutricion.wordpress.com/2012/06/04/una-hortaliza-un-poema-la-remolacha/> [consulta: 08-10-2016]

PAMPLONA, J. 2008. El Poder Medicinal de los Alimentos. Editorial Safeliz. Madrid, España. 126-127 p.



Comentarios