CategoríasInvestigación

En los artículos anteriores revisamos que las actuales recomendaciones dietarias del consumo de leche y lácteos siguen una línea político-económica más que basada en salud. Derribamos además el mito del calcio. Veamos que alternativas tenemos para “reemplazar” la leche de vaca y por qué esta se liga a algunas enfermedades.

 

¿DE DÓNDE OBTENER EL CALCIO?

Pregunta archi-recontra conocida y casi desesperada si se sugiere suspender la leche. Para hacerlo más esquemático te invito a revisar esta tabla que muestra el contenido de calcio que se encuentra en 100 gramos (porción) de diferentes alimentos:

Fuentes USDA Food Composition Databases (ndb.nal.usda.gov) // Nutrigestion.cl

Fuentes USDA Food Composition Databases (ndb.nal.usda.gov)
// Nutrigestion.cl

¿Sorprendidos? En realidad, cualquier fruta, verdura, fruto seco, grano integral, legumbre, semilla, alga y brote, tiene calcio en mayor o menor cantidad. No es necesaria la leche en una alimentación basada en plantas organizada y variada para completar la recomendación diaria (alrededor de 600 mg).

Vía Vegan Facts Org

Vía Vegan Facts Org

Por otro lado, tenemos la opción de comprar “leches” a base de plantas. Hoy en el mercado existe una gran variedad de ellas. Sólo por nombrar algunas tenemos la de almendras, quinoa, sésamo, arroz, avena, coco, cáñamo y soya. En el siguiente video, Nico de Simple y Vivo nos enseña cómo prepararlas por nuestra cuenta:

ENFERMEDADES ASOCIADAS

En lo que llevo de estudio sobre nutrición terapéutica, la leche de vaca está en el top 5 de los venenos actuales. Prácticamente está ligada a cualquier enfermedad. Trataré de nombrar algunas frecuentes que tienen mayor grueso de investigación:

  1. Acné. En 2015 se comprueba rotundamente el link entre esta enfermedad de la piel y el consumo de lácteos. No hay espacio para la duda, el IGF-1 juega un rol fundamental en la creación de inflamación global que se manifiesta en nuestra piel. Todo estudiado a nivel celular, poco aplicado en la dermatología actual.
  2. Asma y Alergias. Gran tema. Actualmente es raro niño que se salve y frecuente adultos con diagnóstico tardío de asma. No les sorprenderá que también hay un link con el consumo de leche. Por un lado, la leche posee otros tóxicos escondidos que inflaman nuestro sistemas (rinitis, conjuntivitis, dermatitis) y provocan contracción de los bronquios (dificultad respiratoria). Por otro, la pasteurización promueve la formación de mucosidad, manifestada como tos y congestión.
  3. Cáncer. Vuelve a aparecer la famosa IGF-1, contenida en altas dosis en la leche de vaca. Esta hormona le dice a nuestras células “¡multiplíquense, crezcan!”, lo que induce la formación de tumores. Por otro lado, participa mediante un sin fin de vías celulares en la metástasis de células cancerígenas, pro-inflamación y mutaciones genéticas. La lactosa y galactosa (azúcares de la leche) en altas cantidades, estarían asociadas a reacciones químicas negativas que favorecerían estos procesos. Los cánceres que hasta hoy tienen más estudios ligados a la leche: cáncer de próstata, mamas y ovarios.
  4. Colon Irritable. Otra de las enfermedades modernas frecuentes: dolor e hinchazón abdominal con tránsito intestinal lento. Aquí la mayoría de los elementos de la leche influyen en la génesis de este trastorno: alteran la ecología y unión normal de bacterias y células humanas que viven en el intestino. Lo anterior provoca permeabilidad intestinal e inflamación generalizada. Es por ello que personas con colon irritable están más propensas a cáncer de colon.
  5. Enfermedades Autoinmunes. Dentro de las más conocidas están el Lupus, Artritis Reumatoide, Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn. Lo explicado en el punto 4 también sirve de base para la generación de estas enfermedades. Un intestino muy permeable con flora bacteriana alterada provocan una respuesta exagerada y desbalance de nuestro sistema defensivo. ¡Se vuelve en nuestra contra! Esto se extiende a diversos órganos por la sangre y el sistema linfático. Revisa el artículo sobre la fibromialgia si deseas comprender más.

CONCLUSIONES

“Desde Junio del 2013, más de 1000 granjas productoras de lácteos han cerrado a lo largo de Inglaterra, junto con el desplome de los precios de la leche de vaca” – Mirror Online.

La leche de vaca y sus derivados no son un alimento para el ser humano. Con la abrumante información que actualmente existe, podemos avanzar a formas de nutrición que promuevan prevención y tratamiento de enfermedades. No guiar la elección de comida para sólo cubrir calorías o bajar de peso.

¿Qué ideas se te ocurren para una alimentación saludable? ¡Comenta abajo para seguir conversando! Mi postura es clara: ¡Adiós leche de vaca!

__________

REFERENCIAS

MELNIK, B. 2015. Linking Diet to Acne Metabolomics, Inflammation, and Comedogenesis: An Update [en línea]. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4507494/> [consulta: 05-08-2016]

MELNIK, B. 2011. Evidence for Acne-promoting Effects of Milk and other Insulinotropic Dairy products. [en línea]. Nestlé Nutrition Workshop Series: Paediatric Programme <https://www.nestlenutrition-institute.org/SiteCollectionDocuments/FreeArchives/NNIW67/NNIW67_booklet_27.pdf> [consulta: 05-08-2016]

MELNIK, B. 2013. Milk is not just food but most likely a Genetic Transfection system activating mTORC1 signaling for postnatal growth [en línea]. Nutrition Journal <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3725179/> [consulta: 05-08-2016]

KIRCHNER, B. et al. 2016. microRNA in native and processed Cow’s Milk and its implication for the farm milk effect on Asthma[en línea]. The Journal of Allergy and Clinical Immunology <http://www.jacionline.org/article/S0091-6749(15)01634-6/pdf> [consulta: 05-08-2016]

YUSOFF, A. et al. 2004. The effects of Exclusion of Dietary Egg and Milk in the Management of Asthmatic Children: A Pilot Study. [en línea]. The Journal of the Royal Society for the Promotion of Health <https://www.researchgate.net/journal/1466-4240_The_Journal_of_the_Royal_Society_for_the_Promotion_of_Health> [consulta: 05-08-2016]

EL-HODHOD, M. et al. 2012. Cow’s Milk Allergy Is a Major Contributor in Recurrent Perianal Dermatitis of Infants. [en línea]. International Scholarly Research Notices Paediatrics <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3439954/> [consulta: 05-08-2016]

HOCHWALLNER, H. et al. 2014. Cow’s milk allergy: From allergens to new forms of diagnosis, therapy and prevention. [en línea]. Methods <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3969108/> [consulta: 05-08-2016]

SALVIOLI, S. et al. 2009. Why do centenarians escape or postpone cancer? The role of IGF-1, Inflammation and p53 [en línea]. Cancer Immunology and Immunotherapy Journal <http://www.wealthandhealth.ltd.uk/over100/centenarains%20postpone%20cancer.pdf> [consulta: 05-08-2016]

ROWLANDS, M. et al. 2009. Circulating insulin-like growth factor peptides and Prostate Cancer Risk: A Systematic Review and Meta-Analysis. [en línea]. International Journal of Cancer <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19142965> [consulta: 05-08-2016]

GENKINJER, JM. et al. 2006. Dairy products and Ovarian Cancer: a pooled analysis of 12 cohort studies. [en línea]. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16492930> [consulta: 05-08-2016]

THE ENDOGENOUS HORMONES AND BREAST CANCER COLLABORATIVE GROUP. 2010. Insulin-like growth factor 1 (IGF1), IGF binding protein 3 (IGFBP3), and Breast Cancer Risk: pooled individual data analysis of 17 Prospective Studies [en línea]. Lancet Oncology <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3113287/> [consulta: 05-08-2016]

LARSSON, S. et al. 2006. Milk, Milk products and Lactose intake and Ovarian Cancer Risk: A Meta-analysis of Epidemiological Studies. [en línea]. International Journal of Cancer  <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16052536> [consulta: 06-08-2016]

KLEINBERG, D. et al. 2009. Growth Hormone and Insulin-Like Growth Factor-I in the Transition from Normal Mammary Development to Preneoplastic Mammary Lesions [en línea]. International Journal of Cancer  <http://press.endocrine.org/doi/pdf/10.1210/er.2008-0022> [consulta: 06-08-2016]

ZANHG, Y. et al. 2010. Mechanisms of Breast Cancer Bone Metastasis. [en línea]. Cancer Letters.  <https://www.deepdyve.com/lp/elsevier/mechanisms-of-breast-cancer-bone-metastasis-60OjU0MJRQ> [consulta: 06-08-2016]

CHAN, J. et al. 2001. Dairy products, Calcium, and Prostate Cancer Risk in the Physicians’ Health Study. [en línea]. American Journal of Clinical Nutrition <https://www.deepdyve.com/lp/elsevier/mechanisms-of-breast-cancer-bone-metastasis-60OjU0MJRQ> [consulta: 06-08-2016]

AHN, J. et al. 2007. Dairy products, Calcium intake and Risk of Prostate Cancer in the prostate, lung, colorectal and ovarian cancer screening trial [en línea]. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18086766> [consulta: 06-08-2016]

MCKENZIE, Y. et al. 2016. British Dietetic Association Systematic Review and evidence-based practice guidelines for the dietary management of Irritable Bowel Syndrome in adults. [en línea]. Journal of Human Nutrition and Dietetics <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27272325> [consulta: 06-08-2016]

ZENG, M. et al. 2016. Mechanisms of Inflammation-driven Bacterial Dysbiosis in the Gut. [en línea]. Mucosal Inmunology <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27554295> [consulta: 06-08-2016]

TOMASELLO, G. et al. 2014. Dismicrobism in Inflammatory Bowel Disease and Colorectal Cancer: changes in response of colocytes. [en línea]. World Journal of Gastroenterology (WJG) <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4277951/> [consulta: 06-08-2016]

SCHIPPA, S; PIA CONTE, M. 2014. Dysbiotic Events in Gut Microbiota: Impact on Human Health [en línea]. Nutrients <http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4276999/> [consulta: 06-08-2016]

SCHAUBECK, M. et al. 2015. Dysbiotic gut microbiota causes transmissible Crohn’s disease-like ileitis independent of failure in antimicrobial defence [en línea]. Gut. <http://gut.bmj.com/content/early/2015/04/16/gutjnl-2015-309333.full> [consulta: 06-08-2016]

QUIURONG, L. 2012. Reciprocal Interaction between Commensal Microbiota and Mucosal Immune System [en línea]. Journal of Primary & Acquired Immunodeficiency Research. <http://www.scitechnol.com/reciprocal-interaction-between-commensal-microbiota-and-mucosal-immune-system-cX8s.php?article_id=28> [consulta: 06-08-2016]

SAYID, R. 2016. Sales of Milk could plummet – and it’s all teenagers’ fault as they shun the white stuff. [en línea]. Mirror Online <http://www.mirror.co.uk/money/sales-milk-could-plummet-its-8786992> [consulta: 07-08-2016]



Comentarios