CategoríasInvestigaciónNutrición

La disfunción eréctil es una enfermedad muy común en la sociedad moderna. Afecta a cerca del 50% de hombres chilenos, cifras que se repiten en Estados Unidos y Canadá. A pesar de existir múltiples tratamientos, el número de afectados va en aumento. ¿Qué habrá detrás de esta condición?

¿A quién no le ha sucedido? Cuando adolescentes o ya más adultos, para que hablar de la 3ra edad: estás en pleno, lista/o para experimentar una noche llena de placer junto a tu pareja o conquista de la noche… pero no hay erección o falta excitación. Asociado a la presión social, esto provoca vergüenza, rabia o inseguridad.

Hoy quiero mostrarte que ¡no todo está perdido! Y que en este caso, la ayuda puede estar fuera de la farmacia…

DETRÁS DE LA ERECCIÓN

Primero dejar en claro que la erección genital ocurre tanto en el hombre (pene) como en la mujer (clítoris). Ambos órganos sexuales necesitan que les llegue gran cantidad de sangre para “levantarse”. Si nuestras arterias y capilares están en buenas condiciones para expandirse (vasodilatarse) no debería haber dificultad. Pero actualmente hay problemas.

Via HealthNewsIndia

La disfunción eréctil se define como la “incapacidad recurrente para lograr y mantener una erección del pene lo suficientemente rígida que permita actividad sexual satisfactoria, por al menos 3 meses“. ¿Causas? Cigarro, alcohol, excesiva medicación, diabetes, psicológica, entre otras. Al hacer el diagnóstico, hay que medir la presión arterial y algunos exámenes de sangre (como glicemia y colesterol). ¿Por qué? Porque hace años se conoce la íntima relación entre esta enfermedad con aumento del riesgo cardiovascular. En una renombrada revista médica destacan que “la enfermedad coronaria y la disfunción eréctil son lo mismo pero con distintas manifestaciones”.

Dentro de los tratamientos más conocidos está el Viagra, santo remedio ¿no? La pastilla azul puede pararte hasta el corazón por horas, gran negocio. Sin embargo, no está libre de efectos adversos azarosos, que a pesar de ser limitados, sorprenden. Destacan náuseas, dolor al pecho o de cabeza, mareos, enrojecimiento de la piel y congestión nasal. Se ha descrito incluso que algunos pacientes sufren “cianopsia” (ver todo de color azul).

Yo me pregunto, ¿y si me ahorro el dinero y los efectos adversos? Una forma segura de recuperar la salud, como dicen los naturópatas, es volver a lo natural. La madre naturaleza dio a luz plantas medicinales para procrear y pasarlo bien.

ALIMENTOS QUE ENDURECEN

Para lograr una erección influyen factores como la excitación (nervioso), contracción y relajación (muscular) y cantidad de sangre (vasodilatación). Podemos trabajar en este último de distintas formas. Microscópicamente, si nos vamos adentro de la célula, la maquinaria interna lleva a cabo varios procesos.

Via NutritionFacts.org

Una cantidad adecuada de Óxido Nítrico (NO), sustancia química importante enseñada en el artículo de la betarraga, estimulará la creación de otro químico llamado cGMP. Si este está en nivel adecuado, se activan señales que dan la orden de “¡¡erección!!” (Ver imagen). Por otro lado, hay una proteína (PDE5) que rema en contra y que se “come” (degrada) a la cGMP, disminuyéndola. El Viagra destruye el PDE5 y permite mantener la erección, a veces por horas a pesar de lograr un orgasmo. Pero ¿qué otras opciones tengo?:

1. SANDIA. Repleta de agua, vitaminas A y C, polifenoles antioxidantes (licopeno y carotenoides) y fructosa saludable. Pero guarda un secreto, contiene Citrulina y Arginina, aminoácidos que son la materia prima que genera el Óxido Nítrico. Se han creado suplementos de citrulina para tratar la disfunción eréctil, pero 3 1/2 porciones de sandía (700 gramos) suplen la necesidad de consumir suplementos. Los participantes del estudio que comparó la citrulina química versus la natural (sandía), incrementaron en 68% su satisfacción y frecuencia de relaciones sexuales comiendo esta fruta.

Via I.Huffpost

 

2. PISTACHOS. Con un exótico color verde y sabor adictivo, poseen altos niveles de Arginina, generadora de Óxido Nítrico, generador de erección. En un estudio que siguió por 3 semanas a 17 hombres casados luego de una dieta alta en estos frutos secos (3-4 puñados al día), se comprobó mejorías significativas en el flujo sanguíneo y la dureza del pene, junto con disminución de niveles de colesterol y grasas en sangre. O sea, cuidando la relación sexual y al corazón a la vez, sin efectos secundarios (¡no provocan aumento de peso!). Dato freak: la arginina estimula la quema de grasa corporal.

Via MedicalDaily

 

3. BETARRAGAS. Discutidas ampliamente en un artículo anterior, son las que cargan con óxido nítrico “inactivo” que se activa dentro del cuerpo humano. No dudes en agregar este viagra amoratado a tus ensaladas, cruda o cocida.

Vía NutraingredientsUSA

 

Tener el colesterol total y el “malo” (LDL) elevados predicen una futura disfunción eréctil. Tener disfunción eréctil predice alteración de nuestras arterias que a mediano-largo plazo generan presión elevada o infartos al corazón y al cerebro. 3/4 de los hombres con colesterol “pegado” en sus arterias coronarias tienen algún grado de disfunción eréctil. Las citas previas son fundamentales para comprender cuan importante es tratar a tiempo esta enfermedad y de qué forma el uso de vegetales por sobre medicamentos, tiene efectos positivos múltiples.

No está demás decir que una alimentación integral basada en plantas, rica en nutrientes, antioxidantes y antiinflamatorios, protege al corazón, regula el colesterol y hasta podría generarnos unos orgasmos maravillosos. Tú decides.

 

__________

REFERENCIAS

VENEGAS, JA. et al. 2004. Prevalencia de Disfunción Eréctil en Chile [en línea]. Revista Chilena de Urología. <http://www.cesi.cl/articulos/Prevalencia_de_la_disfuncion_erectil_en_Chile.pdf> [consulta: 11-12-2016]

BELLA, A. et al. 2015. CUA Practice guidelines for erectile dysfunction [en línea]. Canadian Urological Association Journal. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4336024/pdf/cuaj-1-2-23.pdf> [consulta: 11-12-2016]

MAIORINO, M. et al. 2015. Lifestyle modifications and erectile dysfunction: what can be expected? [en línea]. Asian Journal of Andrology. <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4291878/> [consulta: 11-12-2016]

DONG, J. et al. 2011. Erectile Dysfunction and Risk of Cardiovascular Disease : Meta-Analysis of Prospective Cohort Studies [en línea]. Journal of the American College of Cardiology. <http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0735109711024223> [consulta: 11-12-2016]

GANDAGLIA, G. et al. 2015. A Systematic Review of the Association Between Erectile Dysfunction and Cardiovascular Disease [en línea]. European Urology <http://www.europeanurology.com/article/S0302-2838(13)00851-8/fulltext/a-systematic-review-of-the-association-between-erectile-dysfunction-and-cardiovascular-disease> [consulta: 11-12-2016]

FRANCIS, S. et al. 2010. cGMP-Dependent Protein Kinases and cGMP Phosphodiesterases in Nitric Oxide and cGMP Action [en línea]. Pharmacological Reviews <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2964902/> [consulta: 11-12-2016]

TSERTSVADZE, A. et al. 2009. Oral sildenafil citrate (viagra) for erectile dysfunction: a systematic review and meta-analysis of harms. [en línea]. Urology <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19592078> [consulta: 11-12-2016]

AZZOUNI, F. 2011. Are phosphodiesterase type 5 inhibitors associated with vision-threatening adverse events? A critical analysis and review of the literature. [en línea]. The Journal of Sexual Medicine <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21771280> [consulta: 11-12-2016]

CORMIO, L. et al. 2011. Oral L-citrulline supplementation improves erection hardness in men with mild erectile dysfunction. [en línea]. Urology <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21195829> [consulta: 11-12-2016]

FIGUEROA, A. et al. 2011. Effects of watermelon supplementation on aortic blood pressure and wave reflection in individuals with prehypertension: a pilot study. [en línea]. American Journal of Hypertension <http://www.watermelon.org/webAppImages/Health/hires/Citrulline%20Study.pdf> [consulta: 11-12-2016]

SHANELY, R. et al. 2016. Comparison of Watermelon and Carbohydrate Beverage on Exercise-Induced Alterations in Systemic Inflammation, Immune Dysfunction, and Plasma Antioxidant Capacity [en línea].Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/8/518/htm> [consulta: 11-12-2016]

HARVARD. 2011. Two-way street between erection problems and heart disease [en línea]. Harvard Heart Letter <http://www.health.harvard.edu/mens-health/two-way-street-between-erection-problems-and-heart-disease> [consulta: 11-12-2016]

ALDEMIR, M. et al. 2011. Pistachio Diet Improves Erectile Function Parameters and Serum Lipid Profiles in Patients with Erectile Dysfunction [en línea]. International Journal of Impotence Research <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21228801> [consulta: 11-12-2016]

SARI, I. et al. 2010. Effect of pistachio diet on lipid parameters, endothelial function, inflammation, and oxidative status: A prospective study [en línea]. Nutrition <https://www.researchgate.net/publication/26709871_Effect_of_pistachio_diet_on_lipid_parameters_endothelial_function_inflammation_and_oxidative_status_A_prospective_study> [consulta: 11-12-2016]

ESPOSITO, K. et al. 2006. Mediterranean diet improves erectile function in subjects with the metabolic syndrome. [en línea]. International Journal of Impotence Research <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16395320> [consulta: 11-12-2016]

ESPOSITO, K. et al. 2007. Mediterranean diet improves sexual function in women with the metabolic syndrome [en línea]. International Journal of Impotence Research <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17673936> [consulta: 11-12-2016]

ESSELSTYN, C. 2001. Resolving the Coronary Artery Disease Epidemic Through Plant-Based Nutrition [en línea]. Preventive Cardiology <http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1520-037X.2001.00538.x/full> [consulta: 11-12-2016]

WEBB, AJ. et al. 2008. Acute blood pressure lowering, vasoprotective, and antiplatelet properties of dietary nitrate via bioconversion to nitrite [en línea]. Hypertension <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18250365> [consulta: 08-10-2016]



Comentarios