Mañana, tarde y noche. Desde pequeño mi obsesión por el chocolate ha sido uno de mis grandes placeres culpables. Aquel sabor dulce y algo amargo puede ser altamente adictivo. ¿Alguien que me entienda?

Que rico un chocolatito a media tarde, o helado bañado en chocolate para el verano. De solo pensarlo comienzo a saborearme. Pero ¿qué hay de verdad con esos que dicen que esta ricura tiene beneficios para la salud? Te invito a averiguar la verdad en este delicioso artículo.

¿CHOCOLATE O CACAO?

Theobroma cacao es el nombre científico del árbol del Cacao. También se le conoce como cacaotero. Originario del Amazonas, esta planta se encuentra ampliamente en África, México y las selvas amazónicas de latinoamérica. Es el fruto de este árbol el que dentro suyo contiene el paraíso: semillas que a través de un proceso de fermentación y secado se transforman en la materia prima del chocolate. Éste producto es el que se conoce como “cacao”.

Ahora bien, al menos en Chile, no tenemos grandes plantaciones de árboles de Cacao. ¿Qué estamos comiendo realmente? Como sabrás, hay muchas formas que la industria nos vende la idea que comiendo chocolate obtendremos las propiedades positivas del cacao. Pero no es tan así. Decir “chocolate” no es lo mismo que decir “cacao”. Asegúrate de leer siempre los ingredientes de lo que comes. El chocolate disponible en supermercados y tiendas contiene poco y nada de cacao, sus principales ingredientes son azúcar blanca, leche, aceites hidrogenados, sal, endulzantes y soya. No tan bueno.

Via QueEs

Via QueEs

Muchas veces el dulzor excesivo de los productos achocolatados no tiene nada que ver con el real sabor del cacao. Estos sabores provienen de otros componentes del chocolate, sobretodo el azúcar. En realidad el cacao es amargo y mucha gente no lo soporta. El verdadero promotor de la salud es él. ¿De qué forma nos ayuda?

POLIFENOLES VERSUS RADICALES LIBRES

Las famosas sustancias químicas responsables de que el cacao puro sirva para muchas cosas: los polifenoles. Estas son sustancias químicas presentes en varias verduras y frutas (fitoquímicos), sin embargo, el cacao tiene un cantidad no menor de ellos, ¡hasta un 18% del peso seco del cacao! Los 3 principales son:

  1. Catequinas
  2. Antocianinas
  3. Proantocianidinas

¿Y todo este trabalenguas para qué? Porque estas sustancias tienen efectos fundamentales para prevenir y tratar enfermedades. Ya me es frecuente recomendarle 1 cucharada de cacao en polvo o en grano (nibs) a pacientes hipertensos, con colesterol alto o que han tenido infartos. Muchas y largas publicaciones científicas han comprobado, tanto en laboratorio como en estudios clínicos con animales y personas, los potentes efectos antioxidantes del cacao.

Via MujerHolistica

Via MujerHolistica

Nuestras células se comunican a través de diferentes moléculas químicas, unas buenas y otras no tan buenas. Estas últimas se llaman radicales libres y aparecen con el estrés, la mala alimentación, el exceso de medicamentos y la falta de ejercicio, entre otros. Hacen que nuestras células y tejidos se comuniquen de forma errónea, alterando nuestras hormonas, metabolismo y genética. Esta inflamación permanente producida nos deja expuestos al desarrollo de cánceres y otras enfermedades.

¿CUÁNDO Y CÓMO COMER CACAO?

Siguiendo con la idea anterior, los polifenoles permiten restaurar y mantener la comunicación correcta entre las células y proteger nuestros tejidos del envejecimiento y mutaciones que podrían concluir en cáncer. Científicamente está comprobado que consumir cacao permite:

  1. Disminuir colesterol LDL oxidado (grasita “mala”) y aumentar el colesterol HDL (grasita “buena”).
  2. Disminución de presión arterial.
  3. Protección del endotelio vascular y aumento del óxido nítrico (lee este artículo para saber más).
  4. Regulación de la homeostasis (equilibrio biológico).
  5. Disminuir la PCR sanguínea, que es un marcador de inflamación.

De esta forma, es un suplemento nutricional especialmente beneficioso para los tiempos modernos, en donde prácticamente toda la población tiene enfermedades cardiovasculares y metabólicas (obesidad, diabetes, presión alta, resistencia a la insulina). ¿Alguien dijo piel? Como dato freak se ha demostrado que los polifenoles forman una capa protectora contra los rayos UV solares. ¡Bloqueador solar natural complementario al típico!

Via LezNuzParty

Via LezNuzParty

¿Cuántos polifenoles estaré consumiendo? Bueno pues, depende del formato que te comas el cacao. Imagínate, en su versión orgánica en polvo o en granos (nibs) encontramos hasta un 87% de estas moléculas beneficiosas. En cambio es muy pobre en el chocolate “negro” amargo (20%) o el típico chocolate azucarado procesado (15%). Para qué hablar del 5% de polifenoles encontrado en la leche de vaca con chocolate.

¡Ya sabes! Tanto para prevenir como para protegerte si estás enfermo, agregar cacao a tus batidos, ensaladas o postres es otra opción para demostrarle amor a tu cuerpo.

__________

REFERENCIAS

SUEN, J. et al. 2016. Effect of Flavonoids on Oxidative Stress and Inflammation in Adults at Risk of Cardiovascular Disease: A Systematic Review [en línea]. Healthcare <http://www.mdpi.com/2227-9032/4/3/69/htm> [consulta: 30-11-2016]

KHAN, N. et al. 2014. Cocoa Polyphenols and Inflammatory Markers of Cardiovascular Disease [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/6/2/844/htm> [consulta: 30-11-2016]

LIPPI, D. 2013. Chocolate in History: Food, Medicine, Medi-Food [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/5/5/1573/htm> [consulta: 30-11-2016]

SARIC, S. et al. 2016. Polyphenols and Sunburn [en línea]. International Journal of Molecular Sciences <http://www.mdpi.com/1422-0067/17/9/1521/htm> [consulta: 30-11-2016]

ELLINGER, S. et al. 2016. Impact of Cocoa Consumption on Inflammation Processes—A Critical Review of Randomized Controlled Trials [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/6/321/htm> [consulta: 30-11-2016]

PETRILLI, A. et al. 2016. Effect of Chocolate and Yerba Mate Phenolic Compounds on Inflammatory and Oxidative Biomarkers in HIV/AIDS Individuals [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/5/132/htm> [consulta: 30-11-2016]

BANSODE, R. et al. 2016. Targeting MicroRNA in Cancer Using Plant-Based Proanthocyanidins [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2079-9721/4/2/21/htm> [consulta: 30-11-2016]

CAMPS-BOSSACOMA, M. et al. 2016. Cocoa Diet Prevents Antibody Synthesis and Modifies Lymph Node Composition and Functionality in a Rat Oral Sensitization Model [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/4/242/htm> [consulta: 30-11-2016]

GOYA, L. et al. 2016. Effect of Cocoa and Its Flavonoids on Biomarkers of Inflammation: Studies of Cell Culture, Animals and Humans [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/4/212/htm> [consulta: 30-11-2016]

MARTÍN, M. et al. 2016. Preventive Effects of Cocoa and Cocoa Antioxidants in Colon Cancer [en línea]. Diseases <http://www.mdpi.com/2079-9721/4/1/6/htm> [consulta: 30-11-2016]

KIM, Y. et al. 2016. Polyphenols and Glycemic Control [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/8/1/17/htm> [consulta: 30-11-2016]

BAHARUM, Z. et al. 2014. In Vitro Antioxidant and Antiproliferative Activities of Methanolic Plant Part Extracts of Theobroma cacao [en línea]. Molecules <http://www.mdpi.com/1420-3049/19/11/18317/htm> [consulta: 30-11-2016]

SCAPAGNINI, G. et al. 2014. Cocoa Bioactive Compounds: Significance and Potential for the Maintenance of Skin Health [en línea]. Nutrients <http://www.mdpi.com/2072-6643/6/8/3202/htm> [consulta: 30-11-2016]



Comentarios