CategoríasNutrición

“Beba este jugo desintoxicador y sus enfermedades mejorarán”.
“2 cucharaditas de semillas en ayuna para ir al baño sin problemas”.
“Seguí esta dieta sin carbohidratos y logré mi peso ideal”.

Más de una vez hemos escuchado o leído enunciados así, en prensa, libros o al gurú televisivo del momento. El rubro de las dietas es un negocio hace años.

COMENZANDO EL VIAJE

Escribí este artículo alejado de publicaciones científicas, basándome en un viaje personal a través de la nutrición para así acercarles mi experiencia buscando la alimentación perfecta.

Hace pocos años mi alimentación era la típica occidental: animales, pocas frutas y verduras, alta en envasados, azúcar, alcohol y lácteos. Sus consecuencias se manifestaban en dificultad para ir al baño, baja energía, dolores de cabeza, resfríos y gastritis frecuentes. Algo no andaba bien. Para esta época estudiaba medicina y el tema de la alimentación apenas se mencionaba.

Via RumbosDigital

Via RumbosDigital

CONOCIENDO PARADIGMAS

Parece que la alimentación importaba, así que paralelo a la carrera me puse a estudiar nutrición terapéutica. Lo primero que aprendí: existen infinitas formas de comer y su efecto varía de individuo en individuo.

Primero limpié mis comidas de forma progresiva (adiós procesados y envasados). Tuve que colocarme a cocinar. ¡Verduras y frutas no duran por siempre!. Estuve bastante higienista por un tiempo, y los primeros meses me sentía pésimo: como si dolencias y enfermedades hubiesen aumentado. Me estaba desintoxicando.

Ahora sentía mi cuerpo y los comestibles que rechazaba “naturalmente”. Era un  vegetariano que consumía venenos blancos, pero me enfermaba después de comerlos. Los conocimientos comenzaron a mezclarse: limpiezas con naturopatía o nutrientes físico-espirituales de la antroposofía. Luego pasé al veganismo saludable y encontré un montón de detractores, cada cual con una verdad que contar. Típicas dietas que terminan aburriendo y con efecto rebote quedaron fuera: Grupo Sanguíneo, Genotipo, Método Grez, Paleo, Cetogénica, Atkins, Baja en grasas o carbohidratos. 

Via CuponEs

Via CuponEs

¿QUÉ ELIJO AHORA?

Hoy en día existe una intelectualización de la alimentación: “consumo esto porque un profesional me dijo, lo escuché en el matinal o leí un libro“. Se coloca mucha mente a algo que viene del sentir esa interacción con la comida y el efecto que me provoca. Y esto no es un camino fácil.

Empezar a conectarse con lo que mi cuerpo siente y desea, es cavar profundo hacia otros espacios de la psique humana. Como dice el Dr Cousens: “la forma y lo que uno come es frecuentemente una fuente de seguridad“; es difícil salir de esa zona. Por ello, el alimentarse es algo muy personal y no se limita a lo que introduzco como comida a mi cuerpo, ya que comer no es igual a nutrirse.

Via Static

Via Static

LA ALIMENTACIÓN PERFECTA

Personalmente, considero que la alimentación perfecta única para todos no existe. Pero se desarrollará de forma individual si lo que comes:

  1. Otorga vitalidad y energía.
  2. Entrega fortaleza y autoconsciencia corporal para vivir el día a día.
  3. Mantiene una salud dinámica y equilibrada a largo plazo.
  4. Genera gratitud, alegría y creatividad. ¡Que no nos aburra!
  5. Libera de mitos nutricionales, desinformación y racionalidad excesiva.
  6. Previene de déficit nutricionales y enfermedades crónicas modernas.

Mi alimentación actual tiene como base lo integral basado en plantas, combinado con Ayurveda según mi biotipo y Antroposofía por el aporte a mi espíritu, con pinceladas Macrobióticas en invierno y Crudiveganismo en verano. Nunca me he sentido con más energía, fuerte, sano y alegre que ahora: gran parte de esto se lo debo a haber cambiado mi forma de comer.

¡Atrevámonos a buscar nuestra propia alimentación perfecta!

Atentamente
#DrNicoSoto



Comentarios